De café, chocolate y otras delicias

0
125

— Delicias y bellezas como para no dormir.


Ciudad de México.- 
Éste fin de semana pasado se llevó a cabo el festival De café, chocolate y otras delicias, organizado por nuestros amigos de Central Bazar; la ubicación muy próxima al hermoso parque de Coyoacán, en Francisco Ortega #14; iniciando el día sábado a las 11:00 a.m. y finalizando la noche del domingo.

Personalmente fue increíble ver la enorme cantidad de gente que entraba al recinto, puesto que pasé una hora fuera antes de pasar para iniciar el recorrido. Una vez que entré fue todo un verdadero espectáculo lleno de vida y colores pero, sobre todo, ¡aromas!; una experiencia verdaderamente maravillosa para mis sentidos, principalmente para el olfato, que inmediatamente se inundó de aromas a café y chocolate; además del olfato, la vista era la que me guiaba de un lugar a otro en mi recorrido: helados, chocolatería artesanal, productos veganos y vegetarianos, cremas y licores, botanas, quesos y embutidos, productos de belleza.

Manjé fue el primer stand donde me detuve, dedicados a la producción de chorizo y otros productos veganos y orgánicos, teniendo como base almendras, avena, quinoa y gluten; la persona a cargo muy amablemente me ofreció una prueba de algunos de sus productos, y tengo que decir que de no haber sabido primero que eran de origen vegetal, no lo hubiera notado, además tenía unos deliciosos tomates en conserva que, en cuento lo destapó, las finas hierbas con que los preparan esparcieron su aroma alrededor de mí; además me encontré con unas bolsitas de botanas saludables y con alto contenido proteico, entre su contenido había hojas de kale, alga espirulina, zanahoria, levadura tradicional, nueces y semillas y frutos secos, entre otros ingredientes de origen vegetal. De igual manera, me platicó que son una empresa preocupada por los problemas ambientales, por lo cual llevaba en venta unos E-costalitos que resultan ser muy útiles, pues con estos puedes ir de compras, guardar tus frutas y verduras, lavarlas y conservarlas dentro de los mismos, sin batallar para mantenerlas agrupadas en el proceso, una acción muy similar a las bolsas de cierre hermético, pero responsables con la naturaleza.

Continué mi recorrido justo unos pasos enfrente, donde se encontraba Ts’om Taxua (Corazón de Cacao), representantes del delicioso cacao de Suljaa’, Guerrero, con una variedad de chocolates artesanales de lo más exquisitos, de los cuales puedo decir que mi favorito fue, definitivamente, el chocolate con cardamomo; también ofrecían chocolate en polvo, más que listo para agregar agua o leche y disfrutar al gusto; y una deliciosa miel con cacao MUY recomendables para paladares de gusto fuerte.

Visitar N-Sana fue algo realmente agradable, las dos chicas, unas dignas representantes de un negocio, con su amabilidad y carisma me dieron a conocer sus increíbles postres y productos veganos y vegetarianos, entre los que me mostraban un pastel de queso hecho a base de tofu, y su pastel crudi-vegano de chocolate con crema de avellana casera; también ofertando talleres de comida vegana-vegetariana: preparación de leches y quesos vegetales; repostería sin huevo, leche, harina, azúcar refinada y sin hornear; y pasteles y postres.

Le Caméléon ❤, ésta fue la primer parada que me cautivo por completo; una mesa tan amplia y lista para enamorar cada paladar que pasara por ahí, cosas que seguramente no te imaginarías, y dos grandiosas personas poniendo en alto el duro y espléndido trabajo que se lleva a cabo en esta empresa. Chocolate amargo, semi-amargo, de leche o blanco; en tablillas, bombones o trampados; con jamaica, chapulines, mole, chipotle y cacao criollo; su exquisita pasta de mole mexicano con el delicioso chocolate que trabajan, lista para agregar caldo o agua; avellanas, almendras, granos de café y plátanos confitados; una verdadera gloria todo lo que mis ojos pudieron ver, y mi boca probar.

Dolce Daniel’s me hizo arrepentir de avanzar sin probar más de sus cremas de whisky de sabores tan variados como para empezar una fiesta; un producto orgánico y natural, endulzado con azúcar de maguey y preparado con base de leche de almendras, ideal para el público vegetariano, además de sus frutas naturales y el infalible whisky escocés, o “scotch”; al igual que su jugo de arándanos, extraído artesanalmente.

Un- stand de lo imaginado, y que me gustó mucho, fue el de Tlalli; al frente una bella persona capaz de transmitir la misma satisfacción que sus productos de belleza preparados con bases de café y chocolate, entre otros ingredientes, los nombres más dinámicos y divertidos que he escuchado en mucho tiempo, por ejemplo su protector solar llamado “Piel canela”, la cera anti-ojeras “Ojos pizpiretos”, o el humectante facial de jazmín “María Bonita”, entre otros.

Otra de las delicias que encontré en mi tour fue el mezcal preparado por el equipo de Machetero, una verdadera maravilla que a simple vista podía respaldar lo dicho por su exponente: destilado artesanal de agave orgánico; el mezcal se ve tan claro y limpio, que se vuelve verdaderamente delicioso con solo verlo, aunque probarlo lo convierte en algo realmente sorprendente, completamente puro.

Indiscutiblemente soy amante del cacao en todas sus presentaciones, TODAS; y Chocozcuintle, del chef Ángel Romero, hizo que me detuviera por más de diez minutos en su ubicación. No tuve oportunidad de platicar con el chef puesto que estaba ocupado en otra actividad, pero dejo a cargo a dos señoritas tan expertas en el tema como él. Para esta chocolatería lo más importante es revivir el consumo de materia prima de origen mexicano, principalmente el café, la vainilla y obviamente el cacao, además de otros ingredientes de gran importancia y versatilidad, como el mezcal, el mole y algunos chiles; es muy importante mencionar que se han preocupado por facilitar el consumo del chocolate a la mayor parte de la población, por esto se han dado a la tarea de crear bombones libres de lácteos y glucosa, algo no tan fácil, ni tan común. Y la chocolatería no es su única especialidad, también preparan postres maravillosos como macaroons, cupcakes, tartas, entre otras cosas.

TéQuiero Herbolaria me obligó a preguntar por los beneficios de cada uno de sus tés. Definitivamente son personas preocupadas por el bienestar y tranquilidad de sus clientes, teniendo tés para todo tipo de necesidades: reductores, somníferos, desintoxicantes, antioxidantes, digestivos.

Si hubo un lugar que destacó, además de por sus deliciosos productos, por su elegancia, fue el stand de chocolates Escalona; tres mujeres verdaderamente agradables, atentas y serviciales, una degustación increíble que iba de chocolates rellenos a cacahuates garapiñados, arroz inflado cubierto de chocolate, otros confitados y nueces y almendras tostadas y saladas, entre otras cosas.

Fue sorprendente saber lo grande y reconocida que es la empresa, puesto que surten sus productos a hoteles de gran importancia en el país; además de comercializar chocolates 100% mexicanos y sin uso de grasas vegetales.

Sabor y Carácter definitivamente supo cautivar a los visitantes con la mesa de exposición y degustación de productos extra-finos franceses de carnes frías, quesos y vinos; únicamente con haber probado tres del total de quesos que presentaban, pude saber que estos genios saben lo que hacen, y sus productos son manejados con los mejores estándares de calidad.

Esto no es ni la mitad del recorrido que se nos ofreció en el gigantesco collage creado para satisfacer a los visitantes de Central Bazar, pues hubo presentes también empresas de joyeros, accesorios femeninos, productos de belleza, jabones, artículos de cocina, y otras cosas geniales, siendo todos completamente artesanales. Sin olvidar la presencia de Adriana Katrina, una persona con una vibra tan maravillosa y altamente positiva, que te recibía al entrar y te despedía al salir con su mejor sonrisa y ofreciendo una fotografía que llenaba de alegría a cada uno de los visitantes.

No olviden seguir visitando nuestro portal Sin Género o en Facebook y seguirme en mi perfil. Pronto les tendré más contenidos, tengan una grandiosa semana.

Compartir