Los ‘hombres pájaro’ y la discriminación a los grupos indígenas en México

0
224

*Los orígenes de los Voladores de Papantla

Veracruz, Ver, 21 de febrero de 2017.- Pertenecer a un grupo indígena parece ser sinónimo de vulnerabilidad en México. “Exterminar a los voladores de Papantla”, es el pensamiento del ex director técnico de Telesecundarias Federales del Estado de Puebla, Roberto Carlos Vega Monroy, y lo peor es que no es el único que piensa así…

La agresión del ex funcionario poblano, es muestra de un problema severo en el país, que pese a estar en el siglo XXI, discrimina a la población indígena, por ser de diferente color, por hablar una lengua étnica y vestir con atuendos tradicionales de su cultura.

Carlos Vega Monroy, publicó una foto en su red social (Instagram), con la imagen del símbolo nazi y los voladores: “Hagamos patria y exterminémoslos, ellos sólo viven de nuestros impuestos sin importar nada son unos <>”.

Sin embargo, no es la primera vez que un mexicano denota desprecio por los “hombres pájaro”, quienes realizan un ritual que desde 2009 fue declarado Patrimonio intangible de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En 2014, un hotel llamado “Novotel” prohibía la entrada a los voladores de Papantla, con un letrero a la entrada del establecimiento: “Atento aviso se prohíbe la entrada a todo vendedor ambulante y a los voladores de Papantla Atte. La gerencia” (sic)”.

La discriminación a los grupos indígenas es uno de los problemas más grandes en el país; no sólo en la parte moral sino económica, por eso el 96.5% de los habitantes indígenas en México cuentan con un nivel bajo de ingresos, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

En la mayoría de los Estados de la República Mexicana existe población indígena, pero incluso en los que tienen mayor número de etnias como Oaxaca y Puebla, es donde son más discriminados.

El origen del ritual de los “hombres pájaro “o Voladores de Papantla

El ritual de los “hombres pájaro”, mejor conocidos como voladores de Papantla, se remonta a la época prehispánica, realizado desde hace 1,500 años como culto a los dioses para evitar la sequía.
Esta danza resulta un atractivo para sus espectadores, pero para los voladores es un rito solemne que perdura, pese al paso de los años y la discriminación de algunos grupos de la población. Son enseñados desde niños a “volar” a varios metros de altura.

Para el ritual participan cinco hombres, los danzantes se suben a un poste (varía de los 25 metros hasta los 50 metros de alto), se atan una cuerda a los pies y de espalda se lanzan al vacío, mientras otro de los integrantes toca música indígena con instrumentos elaborados a mano. “Los voladores arriesgan su vida”.

Los cuatro puntos en el poste simbolizan los cuatro puntos cardinales y las 13 veces que gira cada volador (multiplicado por cuatro) suma el número 52, el cual representa (cada 52 años que se completa un ciclo solar).

Este ritual comienza desde cortar el árbol para el poste que ocupan. Originalmente se utilizan sólo tres variedades de árbol para obtener el palo: Zuelania ghidonia, Aspidosperma megalocarpon y Carpodiptera Amelia.

Antes de volar, primero realizan una ceremonia para pedir perdón al bosque por cortar el árbol con el que realizarán el poste. Según la tradición el palo debe ser trasladado sin tocar el suelo hasta el lugar donde se colocará o “sembrará”.

Según una leyenda totonaca, los dioses dijeron a los hombres: “Bailen, nosotros observaremos”. Eso es justamente lo que hacen los “dueños del cielo”.

“Un ritual prohíbido”

Desde la llegada de misioneros españoles a América se intentó prohibir las danzas indígenas…Actualmente la danza de los voladores sólo permanece en grupos nahuas y totonacos de la Sierra Norte de Puebla y el Totonacapan veracruzano.

La conquista espiritual de los españoles tenía como objetivo acabar con las creencias de nuestros antepasados e imponernos la religión católica, pero en danzas como esta, el culto a los dioses y a nuestras raíces siguen presentes.

Diversidad Cultural

El cuidar nuestras raíces representa apreciar y respetar la diversidad cultural de nuestro país, por eso en el año 2000 el Gobierno de México otorgó a la Unión de Danzantes y Voladores de Papantla el Premio Nacional de Ciencias y Artes en su rubro de Artes y Tradiciones Populares.

Pensar a los indígenas inferiores a nosotros, es un total retroceso para la sociedad. El ex funcionario poblano y los que comparten sus ideales, deberían pensar ¿cuáles son nuestras raíces?, y tomar en cuenta que desaparecer un ritual tan importante como el de “los voladores de Papantla”, es borrar una parte de nosotros.

Fotos tomadas de la red, respetamos su derecho de autor.