Al recorrer las calles y andadores de una de las colonias de Córdoba ubicada en los límites con Fortín, noté que no había luces ni posadas; hasta los días cercanos a la navidad parecían todo menos diciembre. Era mi colonia, una colonia que años atrás recordaba diferente.

Era de noche y había salido por unos tacos, iba acompañada de mi hermana y una amiga. Reflexionamos que a pesar de ser diciembre y días cercanos a la navidad no había esa “vibra” que sentíamos de niñas. Así es, era un año más en la que los vecinos de la colonia no habían organizado una posada y la gran mayoría ni siquiera había adornado su casa con luces, nos preguntamos: ¿Qué pasa? ¿Por qué será que cada vez vemos menos luces?…

La primera respuesta que vino a nuestra mente fue: “no hay dinero”, y sí es verdad, la gran mayoría de las personas subsistimos con un salario que en estos tiempos se va en hacer pagos y comer. Al llegar la quincena el dinero ya está comprometido con, pagar la luz, el agua, el cable, tiendas departamentales, el teléfono y más recibos que tengamos en la mesa.

La vida es cara…Pagas casi por respirar, pero la economía no era toda la respuesta a nuestro interrogatorio, pensamos algunas otras razones. En Veracruz, un estado lastimado por la violencia, las personas salimos a la calle con más precauciones que antes. Leer los periódicos, en días pareciera que lees “historias de terror”.

Ahora había que enfocarse en nuestra colonia, no sólo en el país, estado y ciudad. En la colonia como probablemente ha ocurrido en otras, no nos llevamos con el vecino o hasta desconfiamos de él. Así que, al tocar este punto, parece bastante razonable que no haya posada.

La posada… Tamales rancheros, pambazos, piñatas coloridas de 7 picos, ponche y un aguinaldo -que regularmente traía una fritura que llenaba casi todo el espacio en esa bolsa de plástico-, los cantos, la plática y el baile, es lo que recuerdo como una posada típica de barrio. Esa posada nunca llegó a mi colonia, ni siquiera sentí el espíritu pre navideño que solía aparecer en estas fechas.

Sé que la navidad no sólo son posadas y luces, el verdadero sentido de la navidad es otro; desde el punto de vista religioso o espiritual, la navidad para los creyentes es celebrar el nacimiento de Jesús, o desde lo espiritual es el momento del año para reflexionar, pedir perdón e intentar albergar en nuestros corazones bondad.

Las luces que faltaban en mi colonia, faltaban en nuestros corazones; los adornos faltantes eran insignificantes con todo lo que falta para que en un pequeño grupo hubiera armonía.  La navidad si son luces, pero probablemente no son sólo focos y no debería ser sólo en navidad. Si al igual que yo no tuviste una posada o en tu colonia no había casi adornos navideños probablemente se debe a una luz faltante más fuerte que la de los focos.