Llora, no tengas miedo. Ríe, alégrate de las cosas. Cae al piso y rómpete, quiébrate, es tu vida, es el cause de todo lo que sientes, la energía que debe de ser expulsada, lo que debe depurarse.

Llora y no dejes que nadie te diga que no tienes que hacerlo…

…que nadie te prohiba hacerlo, por que es lo que debe de salir, lo que debes de aceptar. Llora por que tu alma lo pide y tu corazón lo necesita, no hay otra forma de sacar el dolor, la amargura y el desamor, no hay otra forma de desintoxicar el alma y dar nuevo espacio a las buenas cosas, a los buenos sentimientos. Quiébrate y súfrelo, lo que sea que te haga sentir tristeza, déjalo fluir, no dejes que se adentre en ti, que llene cada espacio, que se coma tus huesos, que se adhiera a tu alma.

Ríe, por que hay algo simple, ríe por que estás sólo. Ríe sin parar  o solo sonríe, pero hazlo, que el tiempo sepa que estás de su lado, que el destino crea que tienes algo planeado, pero que no sepan que estás triste. Ríe y que el mundo te vea, que el universo te envidie. Ríe, por que es la energía que no se compra. Ríete de ti, de él, de ella, de todos, del tiempo, de las hojas de tu libro, del viento, pero ríe. Llénate de alegría, no dejes que alguien te diga loco, y si lo hacen disfrútalo, muy pocos tienen la fortuna de sentirse así, de sentir el universo estar de acuerdo.

Rómpete, haz pedazos tu alma, reúne las piezas y lánzalas al mundo, esparce en cada rincón tu ser. Rompe el silencio y háblate a ti mismo, dile a quien ves al espejo lo que sientes, lo que amas, lo que odias, lo que extrañas, lo que deseas, pero díselo y que lo entienda, que sepa, que se entere de lo que hay en ti.

Quiébrate, frente a ti y no creas que las cosas buenas o malas sólo te pasan a ti, acepta y continúa, borra, agrega. Quiébrate y no tengas miedo de eso, por que esa es la única cura. Quiébrate y cae, levántate y si es necesario vuelve a hacerlo. No necesitas frases de amor, ni de alegría, ni de éxito, necesitas la verdad, necesitas al ser que vive en ti, necesitas escucharte a ti mismo, necesitas levantar a quien ha llorado, a quien ha reído, a quien se ha quebrado y eres tú.
Nadie puede decirte como ser feliz, como amar, como odiar, como enojarte, como levantarte, a todos les sucede de forma distinta y sólo tu sabrás como dejar de reír, o de llorar, como dejar de estar enojado o como levantarte después de haber caído, pero sólo lo sabrás si antes lo has vivido. Por eso llora, ríe, cae, rómpete, quiébrate, sufre, por que esa será tu arma en el mundo, en el universo, eso será lo que cure tu alma, lo que sane tu cuerpo, tu mente y tu vida.
Hazlo sin miedo, por que no pasará nada malo. Al contrario pasará lo que tenga que pasar, lo bueno o lo malo, tu tienes la respuesta a todo, a lo que deseas, a lo que sueñas, a lo que odias, a lo que extrañas, a lo que necesitas, tu tienes la respuesta. No preguntes a nadie, no busques en libros, no te confundas. Sólo hazlo y estarás bien.