Expertos de la ONU aplauden la decisión contra la multinacional química por no haber advertido de los efectos cancerígenos de un herbicida.

FAO/Danfung Dennis Trabajadores agrícolas aplican pesticida a un cultivo en Afganistán.
FAO/Danfung Dennis
Trabajadores agrícolas aplican pesticida a un cultivo en Afganistán.

Monsanto Company es una multinacional estadounidense cotizada en bolsa productora de agroquímicos y biotecnología destinados a la agricultura. La sede de la corporación se encuentra en Creve Coeur, San Luis, en el estado de Missouri.

Esta empresa transnacional que controla alrededor de 90 por ciento del mercado mundial de semillas transgénicas, en México es la principal beneficiaria de los primeros permisos de siembra experimental de maíz transgénico.

El pasado 10 de agosto, la Suprema Corte de la Nación de Estados Unidos, dictó una sentencia por 289 millones de dólares de indemnización a un jardinero de Estados Unidos, debido a que el uso constante de los herbicidas con los que trabajaba de la marca Mosanto, le causó cáncer y ahora se encuentra en etapa terminal. Monsanto, no colocó las advertencias correspondientes a sus productos y esto originó el fallo a favor del jardinero.

Los relatores especiales de las Naciones Unidas consideraron la resolución como “un importante logro para los derechos humanos de las víctimas y el reconocimiento de las responsabilidades de las empresas químicas”.

La resolución también indicó la existencia de documentos internos de Monsanto que demostraban que la empresa conocía los efectos cancerígenos del herbicida en las personas.

Los expertos lamentaron que la sentencia llega demasiado tarde para Johnson y destacaron que ninguna indemnización puede compensar por su vida.

Añadieron que la sentencia es importante pero no definitiva y que Monsanto presentará un recurso apelación.

 

Fuente: Naciones Unidas.

 

 

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.