Si te deja ir, no es tu culpa, ni la suya, no tengas miedo

No tengas miedo, mientras tanto enfrentarte a esos seres invisibles del amor, te harán un guerrero

0
251

Detente, no te alejes, quédate, mírame, abrázame.

En nuestras vidas, pasaremos por innumerables momentos buenos, malos, dolorosos, desafiantes y felices, pero muchos de esos, bajo la costumbre, son fáciles de sobrellevar. Algunos otros, serán difíciles de entender o asimilar.

Cuando hablamos de amor, de ese que te hace sentir único, entendemos que posiblemente sea la mejor y mayor oportunidad de ser feliz. Y sí, claro que es una oportunidad para hacerlo, para sentirlo, para vivirlo, pero habrá momentos un tanto complicados como complejos, que te costará entender, como a todos. Sin embargo, eso no significa que sea tu última oportunidad de lograr encontrar la felicidad.

Nadie quiere sufrir, nadie quiere doler, ni mucho menos llorar. Nadie quiere sentirse destruido y quebrado. Pero, si algo que puedo aceptar, es que ambas situaciones te llevan a la respuesta que tanto necesitas, te llevan al fondo, de ahí, sólo quedará subir. Pues el amor es eso, es felicidad claro, pero en la realidad, también será dolor, será soledad, será quebranto, pero dependiendo hacia donde aceptes eso, será lo que obtengas.

No tengas miedo, sufre. No tengas miedo, llora. No tengas miedo, enójate. No tengas miedo, háblalo. No tengas miedo quiébrate. Rómpete. Al final, tu alma, tu mente, tu espíritu se habrá vaciado de eso que no necesitas. De alguien que no te necesita.

Y efectivamente, esta situación puede presentarse en todos los aspectos, como el trabajo, la familia, los amigos, las cosas que tanto amas y tu pareja. Pero, nada es esencial en esta vida, nada. Todo en este momento es una transición y dependerá de ti como disfrutes ese momento. Mira al cielo, tan infinito, así es como son tus posibilidades de regresar a tu cuerpo, tu mente, tu alma esa felicidad, ese amor.

Si te ha dejado ir, no creas que no eres merecedor de ese amor. Significa que no hay más de ese amor para ti. Tal vez no lo hubo nunca, pero posiblemente lo que existía ahí, en esa persona, quizá querer, se acabó. Si te ha dejado ir, no es que no hayas hecho lo suficiente.

Tranquilo, tranquila. Romperse es parte de la historia, es parte de tu historia, si decides que tu historia vuelque, que tu historia siga, termine, suspenda, tu lo decides. Pero recuerda algo muy importante, quien decide ser feliz eres tú. Nadie tendrá derecho a condicionar tu vida, tus emociones, tu comportamiento, absolutamente nada. Quien te ama, quien te quiere, acepta que tipo de humano eres y que capacidades tienes para hacer de tu presencia en el mundo, algo bueno o malo.

Si me es permitido, en mi historia aprendí, que hay cosas tan importantes y valiosas, que a pesar de estar en pedacitos, siempre habrá quien esté dispuesto a armarte, a reconstruirte y levantarte. Aprendí a olvidar lo que ya no es importante. Aprendí a amarme por sobre todas las cosas. Aprendí a soñar, ilusionarme, a tener esperanza. Aprendí que puedo seguir creyendo en quien cree en mí y volar tan alto con quien quiere volar alto conmigo. Pero también aprendí a decir no, a alguien que quiere volar solo y regresar como si yo no tuviera alas.

No tengas miedo. Acepta lo que estás viviendo, lo que estás sufriendo, pero acepta y encamina tu aceptación a una dirección positiva, acepta para transformar tu historia en la más grande y hermosa del universo, para eso estamos aquí.

Si te dejó ir, es por que no quiere estar contigo, pero tranquilo, tu momento de ser amado o amada, volverá.

Mientras tanto, alza tu cabeza, levanta tus manos, llénate del universo, llénate de la felicidad que hay, de la poca fe que queda, de la esperanza, del verde de los árboles, del polvo del suelo, de la tristeza, llénate, no te quedes vacío. Llénate de dolor, pero de ese que te hace sentir ganas de triunfar de levantarte limpiando tu rostro de las lágrimas.

Mientras tanto, no tengas miedo, enfrentarte al mundo, enfrentarte a esos seres invisibles del amor, te harán un guerrero, te convertirás en el ser brillante que tanto buscabas en alguien más. No dejes de amar, no conviertas tu cuerpo en un cajón de sentimientos oscuros.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.